martes, 1 de octubre de 2013















5 comentarios:

  1. Por Dios, padre, debería poner alguna breve linea sobre lo que estamos viendo...
    Hay imágenes que me llaman mucho la atención y sobre las que me gustaría descubrir más...¿de dónde son? ¿quién pinto aquello? ¿qué templo es ese?
    Este blog me pone el deleite ante los ojos, pero mi mente no para de hacer preguntas...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Todas estas imagenes son comparables al incensario del post del padre Fortea; clique aqui todo es un reflejo de la belleza de Dios.

    Toda bella imagen, y mas si es sacra, nos recuerda a la creación, Dios, que es bello, quiso belleza para nosotros, la belleza es sinonimo de felicidad. Dios fué inmensamente feliz al crearnos y nos regaló la belleza de su alegría, los colores, las formas, las sensaciones, sobre todo las espirituales.

    Aunque haya gente que no comprenda porque la iglesia católica invierte tanto en belleza, ésta, que ya es mucha, aquí y ahora, no tiene punto de comparación a la belleza que un dia veremos en el cielo, allí hay tonos de colores y cosas que aquí desconocemos y que si las viésemos ahora, dificilmente podriamos llegar a expresar en términos humanos.

    Quien mas ama, es mas bello, así son las reglas del cielo.

    Pues amemos y embellezcamonos.

    Dios os bendiga.

    En mi comentario anterior que he borrado, se me olvido inscribir el enlace

    ResponderEliminar
  4. Un domingo de hace ya unos años estuve en el Monasterio de San Cugat del Vallés y me encantó un retablo de la Virgen, del que vendían unas láminas. Lo compré y lo tengo colocado en el interior de la puerta de un armario que abro a diario. Se llama 'Santa María de Tots els Sants, del retablo de Pere Serra ( Siglo XIV )

    ResponderEliminar
  5. No, me he fijado y no es el mismo, pero seguramente se trata del mismo autor, porque son parecidísimos. Es más bonito, a mi parecer, el de San Cugat.

    ResponderEliminar